Riesgo de incendio, MESERI.

Método simplificado de evaluación del riesgo de incendio

A la hora de realizar un plan de autoprotección hemos de tener en cuenta el método de evaluación del riesgo de incendio elegido, ya que de esto depende el éxito de nuestro análisis.

Existen varios métodos de evaluación del riesgo de incendio y hoy en este post voy a hablar sobre uno de ellos, el MESERI. Es un método muy sencillo desarrollado por Mapfre y aunque algunos dudan de su fiabilidad es uno de los métodos más utilizados. Digo esto porque por ejemplo, en el RD 1254 no se hace referencia a este método.

A continuación os facilito toda la documentación necesaria para poder aplicar el método así como un formulario para que podáis realizar vuestros análisis de riesgo de incendio de una manera más rápida desde vuestro dispositivo móvil.

Índice

1.  Introducción

2.  Objeto

3.  Descripción

4.  Aplicación

5.  Instrucciones de uso

6.  Factores evaluados

6.1. Factores generadores del riesgo y/o  agravantes

6.1.1. Factores de construcción

6.1.2. Factores de situación

6.1.3. Factores de proceso/operación

6.1.4. Factores de valor económico de los bienes

6.1.5. Factores de destructibilidad

6.1.6. Factores de propagabilidad

6.2. Factores reductores y protectores

6.2.1. Instalaciones de protección contra incendios

6.2.2. Organización de la seguridad contra incendios

7.  Bibliografía

8.  Formulario detoma de datos.

 

1. Introducción

El análisis del riesgo de incendio, ya sea de una instalación industrial o de cualquier otro tipo, comporta generalmente el cumplimiento de tres etapas. En primer lugar, es imprescindible la inspección del riesgo y la recogida sistemática de información sobre el mismo: posibles fuentes de ignición, combustibles presentes, actividades desarrolladas, procesos, edificaciones, instalaciones de protección, organización de la seguridad, etc. Sigue a continuación la fase de estimación o evaluación de la magnitud del riesgo, que puede ser de tipo cualitativa o cuantitativa, para finalmente proceder a la emisión del juicio técnico de la situación, concretado en un informe en el que se expresan los resultados del análisis de manera más o menos detallada. En algunas ocasiones, y dependiendo de la finalidad del informe, se incluyen no sólo las observaciones efectuadas durante la inspección y el cálculo de los efectos previstos, sino también las medidas que debe considerar la propiedad para disminuir la posibilidad de ocurrencia del incendio o, si este se produce, para limitar su extensión.

Los métodos de evaluación del riesgo de incendio –en general, podría aplicarse a riesgos de cualquier tipo- tienen como objetivos valorar:

  • La probabilidad de ocurrencia (frecuencia estimada de aparición del riesgo) de las distintas formas posibles de iniciarse la secuencia de acontecimientos que dan origen al accidente
  • La intensidad del suceso negativo (severidad y evolución del siniestro), y cómo éste puede afectar a personas y bienes patrimoniales (vulnerabilidad)

Estas valoraciones pueden ser meramente cualitativas –generalmente, en actividades de reducido tamaño y, a priori, de bajo riesgo, cuando no es necesaria una evaluación muy precisa- hasta complejas metodologías cuantitativas que ofrecen resultados numéricos detallados de frecuencias, áreas afectadas, víctimas esperadas, tiempo de paralización de la actividad y otros aspectos.

La complejidad en la utilización de métodos cuantitativos y semicuantitativos solo es justificable en el caso de riesgos de cierta entidad –por la ocupación personal, tamaño, importancia estratégica, peligrosidad intrínseca de la actividad, etc.- pero tienen la ventaja sobre los cualitativos en que eliminan casi totalmente la componente subjetiva de éstos y permiten comparar los resultados obtenidos con valores de referencia previamente establecidos.

2. Objeto

El objeto de este documento es la descripción, aplicación e instrucciones de uso del método MESERI (Método Simplificado para la Evaluación del Riesgo de Incendio).

3. Descripción

El método MESERI pertenece al grupo de los métodos de evaluación de riesgos conocidos como “de esquemas de puntos”, que se basan en la consideración individual, por un lado, de diversos factores generadores o agravantes del riesgo de incendio (factores X), y por otro, de aquellos que reducen y protegen frente al riesgo (factores Y). Una vez valorados estos elementos mediante la asignación de una determinada puntuación se trasladan a una fórmula del tipo:

Donde X es el valor global de la puntuación de los factores generadores o agravantes, Y el valor global de los factores reductores y protectores, y R es el valor resultante del riesgo de incendio, obtenido después de efectuar las operaciones correspondientes.

En el caso del método MESERI este valor final se obtiene como suma de las puntuaciones de las series de factores agravantes y protectores, de acuerdo con la fórmula:

Este método evalúa el riesgo de incendio considerando los aspectos:

a)    que hacen posible su inicio: por ejemplo, la inflamabilidad de los materiales dispuestos en el proceso productivo de una industria o la presencia de fuentes de ignición.

b)   que favorecen o entorpecen su extensión e intensidad: por ejemplo, la resistencia al fuego de los elementos constructivos o la carga térmica de los locales.

c)    que incrementan o disminuyen el valor económico de las pérdidas ocasionadas: por ejemplo, la destructibilidad por calor de medios de producción, materias primas y productos elaborados.

d)   que están dispuestos específicamente para su detección, control y extinción: por ejemplo, los extintores portátiles o las brigadas de incendios.

Por ello, el método permite ofrecer una estimación global del riesgo de incendio. Su simplicidad radica en que sólo se valoran los factores considerados como más representativos de la situación real de la actividad inspeccionada, de entre los múltiples que intervienen en el comienzo, desarrollo y extinción de los incendios.

4. Aplicación

El método MESERI está principalmente diseñado para su aplicación en pequeñas y medianas empresas de tipo industrial, cuya actividad no sea intrínsecamente peligrosa (para analizar estos riesgos existen otros métodos más adecuados). Además, debe aplicarse por edificios o instalaciones individuales, de características constructivas homogéneas. Como es prácticamente imposible encontrar en la realidad edificios de estas características, el técnico evaluador deberá adjudicar a cada factor el valor más representativo (en la mayoría de los casos, será el valor promedio) que refleje el estado general del establecimiento.

Como su nombre indica, el método es simplificado: en muchos casos es la experiencia del inspector la que determina, por simple estimación de lo observado, el nivel de puntuación que debe otorgarse, sin entrar en complicados cálculos. Esto implica que el inspector debe tener conocimientos de los siguientes temas: prevención y sistemas de protección contra incendios; organización de la seguridad en la empresa; procesos industriales y edificación, entre otros.

5. Instrucciones de uso

El método se basa en la inspección visual sistemática de una serie de elementos o “factores” de un edificio o local y su puntuación en base a los valores preestablecidos para cada situación. Por ejemplo, si se evalúa dentro de los factores de construcción la superficie del mayor sector de incendio y se constata que ésta es 1.200 m², entonces le corresponde una puntuación de 4 al estar comprendido entre 500 y 1.500 m².

También pueden asignarse valores intercalados entre los predeterminados en tablas si la situación es tal que no permite aplicar alguno de los indicados como referencia.

Finalmente, tras sumar el conjunto de puntuaciones los factores generadores y agravantes (X) y los reductores/protectores (Y) del riesgo de incendio, se introducen los valores resultantes en la ecuación establecida y se obtiene la calificación final del riesgo.

Obsérvese que la ponderación en el valor final de la serie de factores agravantes y reductores es la misma (5 puntos, como máximo, para cada serie). Por tanto, el valor final estará comprendido entre cero y diez puntos, significando la peor y la mejor valoración del riesgo considerado frente al incendio, respectivamente.

Edificios cuya puntuación final sea inferior a 5 deberían ser examinados con más detalle para determinar donde se encuentran sus mayores problemas; en primer lugar, habría que investigar aquellos factores puntuados con “cero” y determinar las medidas oportunas para su mejora que sean técnica y económicamente viables. En cualquier caso, tampoco debe entenderse que cualquier puntuación superior a 5 indica que el riesgo de incendio esté suficientemente controlado.

6. Factores evaluados

A continuación se definen y comentan brevemente los factores que se evalúan en el método MESERI, así como sus respectivas puntuaciones.

6. 1. FACTORES GENERADORES DEL RIESGO Y/O AGRAVANTES (X) 

6.1.1. FACTORES DE CONSTRUCCION 

Número de plantas o altura del edificio

En caso de incendio, cuanto mayor sea la altura de un edificio más fácil será su propagación y más difícil será su control y extinción. La altura de un edificio debe ser entendida desde la cota inferior construida (los niveles bajo tierra también cuentan) hasta la parte superior de la cubierta. En caso de que se obtengan diferentes puntuaciones por número de plantas y por altura, se debe tomar siempre el menor valor.

 

Número de plantas

Altura (m)

Puntuación

1 ó 2

Inferior a 6

3

De 3 a 5

Entre 6 y 15

2

De 6 a 9

Entre 16 y 28

1

10 ó más

Más de 28

0

 

Superficie del mayor sector de incendio 

En este aspecto se entiende que los elementos de compartimentación en sectores de incendio deberán tener, como mínimo, una calificación RF-240 o superior ( se debe prestar especial atención a que las puertas de paso entre sectores sean RF-120 o mejor, así como a los sellados de las canalizaciones, tuberías, bandejas de cables, etc. que atraviesan los elementos compartimentadores). Por debajo de este valor se considerará que no existe sectorización. Cuanto mayor sea la superficie de los sectores de incendio, existirá más facilidad de propagación del fuego.

La tabla de puntuación de este aspecto en el método MESERI es:

 

Superficie del mayor sector de incendio (m²)

Puntuación

Inferior a 500

5

De 501 a 1.500

4

De 1.501 a 2.500

3

De 2.501 a 3.500

2

De 3.501 a 4.500

1

Mayor a 4.500

0

 

Resistencia al fuego de los elementos constructivos

Los elementos constructivos que aquí se hace referencia son, exclusivamente, los sustentadores de la estructura del edificio; la característica que se mide fundamentalmente es la estabilidad mecánica frente al fuego.

El método considera “alta” la resistencia de elementos de hormigón, obra y similares, mientras que considera “baja” la resistencia de elementos metálicos –acero- desnudos. En caso de contar con protección (tipo pinturas intumescentes, recubrimientos aislantes, pantallas) sólo deberán tenerse en cuenta si protegen íntegramente al elemento.

La tabla de puntuación es la siguiente:

 

Resistencia al fuego

Puntuación

Alta

10

Media

5

Baja

0

 

Falsos techos/suelos

Los falsos techos (y suelos) dificultan en muchas ocasiones la detección temprana de los incendios, anulan la correcta distribución de los agentes extintores y permiten el movimiento de humos. Por ello, el método penaliza la existencia de estos elementos, independientemente de su composición, diseño y acabado.

Se considera “falso techo incombustible” aquel realizado en cemento, piedra, yeso, escayola y metales en general; se considera “falso techo combustible” aquel realizado en madera no tratada, PVC, poliamidas, copolímeros ABS, corcho, papel.

Falsos techos/suelos

Puntuación

No existen

5

Incombustibles

3

Combustibles

0

 

6.1.2. FACTORES DE SITUACION

Distancia de los Bomberos 

Este factor valora la distancia y el tiempo de desplazamiento de los Bomberos desde el parque más cercano al edificio en cuestión. Sólo se tendrán en cuenta parques con vehículos y personal que se consideren suficientes y disponibles 24 h al día, 365 días al año. En caso de que se obtengan diferentes puntuaciones por tiempo y por distancia, se debe tomar siempre la menor puntuación resultante.

Distancia (km)

Tiempo de llegada (min)

Puntuación

Menor de 5

Menor de 5

10

Entre 5 y 10

Entre 5 y 10

8

Entre 10 y 15

Entre 10 y 15

6

Entre 15 y 20

Entre 15 y 25

2

Más de 20

Más de 25

0

 

Accesibilidad a los edificios 

La accesibilidad a los edificios se entiende desde el punto de vista del ataque al incendio y auxilio (desde el exterior) a la evacuación de las personas que se encuentren en los mismos.

Como referencia, los criterios de evaluación que deben tener las vías de aproximación a los edificios son: anchura libre mínima de 5 m, altura libre o gálibo de via les de 4 m y la capacidad portante del vial superior a 2.000 kg/cm². En cuanto al entorno de los edificios, éste debe estar libre de obstáculos naturales o artificiales, con anchura mínima libre de 6 m, altura libre la del edificio, permitir una distancia máxima al edificio de 10 m y de 30 m hasta cualquier acceso principal, etc.

Por su complejidad, no se evalúan las condiciones de evacuación de los edificios desde su interior.

 

Accesibilidad al edificio

Puntuación

Buena

5

Media

3

Mala

1

Muy mala

0

 

6.1.3. FACTORES DE PROCESO/OPERACIÓN

Peligro de activación 

En este apartado se evalúa la existencia de fuentes de ignición que se empleen habitualmente dentro del proceso productivo y que puedan ser origen de un fuego. Por ejemplo, deben considerarse con peligro de activación “alto” procesos en los que se empleen altas temperaturas (hornos, reactores, metales fundidos) o presiones, reacciones exotérmicas, puntos fijos de soldadura eléctrica o con llama, etc., así como las instalaciones eléctricas deficientes.

También deben analizarse aspectos complementarios de la actividad tales como la prohibición de fumar en las instalaciones, la protección frente a descargas eléctricas naturales o la existencia de procedimientos para trabajos esporádicos con llama abierta.

Peligro de activación

Puntuación

Bajo

10

Medio

5

Alto

0

Carga térmica 

En este apartado se evalúa la cantidad de calor por unidad de superficie que produciría la combustión total de materiales existentes en una zona o local. En un edificio hay que considerar tanto los elementos mobiliarios –contenido- como los inmobiliarios –estructuras, elementos separadores-.

Se puede calcular aplicando fórmulas que relacionan la masa combustible, su calor de combustión y la superficie del local, pero por simplicidad se puede estimar con bastante aproximación utilizando las tablas de clasificación de riesgos para sistemas de rociadores automáticos del Código 13 de la NFPA.

 

Carga térmica (MJ/m²)

Puntuación

Baja (inferior a 1.000)

10

Moderada (entre 1.000 y 2.000)

5

Alta (entre 2.000 y 5.000)

2

Muy Alta (superior a 5.000)

0

 

Inflamabilidad de los combustibles 

Este factor valora la peligrosidad de los combustibles presentes en la actividad respecto a su posible ignición. Las constantes físicas que determinan la mayor o menor facilidad para que un combustible arda son, dado un foco de ignición determinado, los límites de inflamabilidad (cuanto más “amplios” y “más bajos” sean, peor), el punto de inflamación (cuanto menor sea, peor) y la temperatura de autoignición (cuanto menor sea, peor).

Por lo tanto, los gases y líquidos combustibles a temperatura ambiente serán considerados con inflamabilidad “alta”, mientras que los sólidos no combustibles en condiciones “normales” (no disgregados en forma de polvo, viruta, etc.) tales como los materiales pétreos, metales –hierro, acero- serán considerados con inflamabilidad “baja”.

 

Inflamabilidad

Puntuación

Baja

5

Media

3

Alta

0

Orden, limpieza y mantenimiento 

Este factor estima el orden y limpieza de las instalaciones productivas, así como la existencia de personal específico y planes de mantenimiento periódico de instalaciones de servicio (electricidad, agua, gas, etc.) y de las de protección contra incendios.

 

Orden, limpieza y mantenimiento

Puntuación

Alto

10

Medio

5

Bajo

0

 

Almacenamiento en altura 

La existencia de almacenamientos en alturas superiores a 2 m incrementa el riesgo de incendio (aumento de la carga térmica, mayor facilidad de propagación, mayor dificultad del ataque al fuego). No se tiene en cuenta la naturaleza de los materiales almacenados.

 

Almacenamiento en altura

Puntuación

Menor de 2 m

3

Entre 2 y 6 m

2

Superior a 6 m

0

 

6.1.4. FACTORES DE VALOR ECONOMICO

Concentración de valores 

La cuantía de las pérdidas económicas directas que ocasiona un incendio depende del valor de continente –edificaciones- y contenido de una actividad -medios de producción (maquinaria principalmente), materias primas, productos elaborados y semielaborados, instalaciones de servicio-. Generalmente serán de más difícil cuantificación las pérdidas consecuenciales y de beneficios (es complicado estimar los diferentes escenarios posibles tras un incendio) y por ello el método no las considera.

 

Concentración de valores

Puntuación

(euros/m²)

Inferior a 1.000

3

Entre 1.000 y 2.500

2

Superior a 2.500

0

 

 6.1.5. FACTORES DE DESTRUCTIBILIDAD 

Directamente relacionado con el factor anterior se encuentra la destructibilidad de elementos de producción, materias primas, productos elaborados y semielaborados, causado por las siguientes manifestaciones dañinas del incendio:

Por calor

En primer lugar se determina la afectación que produce el calor generado por el incendio en los elementos anteriormente citados. Por ejemplo, industrias del plástico, electrónica o almacenamientos frigoríficos pueden verse afectados en un grado “alto”, mientras que industrias de la madera o de transformación del metal pueden verse afectadas en mucha menor medida por el calor.

 

Destructibilidad por calor

Puntuación

Baja

10

Media

5

Alta

0

 

Por humo

La destrucción o pérdida de cualidades por efecto del humo es otro factor a considerar. Por ejemplo, las industrias alimentarias, electrónicas, farmaceúticas y similares se verán posiblemente muy afectadas, mientras que las industrias metálicas en general, cerámicas, madera y similares pueden verse afectadas en menor medida por el humo.

 

Destructibilidad por humo

Puntuación

Baja

10

Media

5

Alta

0

 

Por corrosión

El siguiente factor es la destrucción por efecto de la corrosión, provocada por la naturaleza de algunos gases liberados en las reacciones de combustión, como el HCl o el H2S. Por ejemplo, los componentes electrónicos serán muy perjudicados por este efecto.

 

Destructibilidad por corrosión

Puntuación

Baja

10

Media

5

Alta

0

 

Por agua

Finalmente, se estiman los daños producidos por el agua de extinción del incendio. Por ejemplo, las industrias textiles tendrán en general menores daños por este factor que las industrias del papel o cartón, o los almacenamientos a granel.

Destructibilidad por agua

Puntuación

Baja

10

Media

5

Alta

0

  

6.1.6. FACTORES DE PROPAGABILIDAD

La propagación del incendio se estima en este apartado teniendo en cuenta la disposición espacial de los posibles combustibles, es decir, su continuidad vertical y horizontal. No se tiene en cuenta la velocidad de propagación de las llamas ni la velocidad de combustión de los materiales, que se contemplan en otros apartados.

Propagabilidad vertical

Por ejemplo, la existencia de almacenamientos en altura o estructuras, maquinaria, o cualquier tipo de instalación cuyas dimensiones en vertical permitan la propagación del incendio hacia cotas superiores de donde se originó conllevan la calificación de propagabilidad vertical “Alta”.

 

Propagabilidad vertical

Puntuación

Baja

5

Media

3

Alta

0

Propagabilidad horizontal

 

Por ejemplo, si existen en el proceso cadenas de producción, de tipo “lineal”, en las que los elementos comunes ofrecen continuidad para la posible propagación de las llamas, se considerará que la propagabilidad es “Alta”; por el contrario, en las disposiciones de tipo celular, con espacios vacíos carentes de combustibles o calles de circulación amplias, se puede considerar que la propagabilidad es “Baja”.

 

También habrá que tener en cuenta la propagabilidad a través de combustibles líquidos no confinados o sólidos licuables como muchos plásticos (en general, posibilidad de existencia de combustibles que generen fuegos de clase B).

 

Propagabilidad horizontal

Puntuación

Baja

5

Media

3

Alta

0

 

6.2. FACTORES REDUCTORES Y/O PROTECTORES (Y)

 

Dentro de este apartado se estiman los factores “Y” que contribuyen bien a impedir el desarrollo del incendio, o bien a limitar la extensión del mismo y sus consecuencias. La puntuación en este caso se otorga si existe el factor correspondiente, su diseño es adecuado y está garantizado su funcionamiento, o lo que es lo mismo, se comprueba físicamente la activación o se verifica el correcto mantenimiento de la instalación. En el caso de medidas de tipo organizativas-humanas (brigadas de incendio, planes de emergencia) habrá que comprobar la existencia de registros, manuales, procedimientos, etc. que avalen la formación recibida por el personal, las prácticas y simulacros efectuados, etc.

También cabe señalar que la puntuación por la existencia de los distintos conceptos aumenta en caso de que exista presencia humana en los edificios o instalaciones inspeccionados, lo que supone que existe actividad permanente (incluyendo fines de semana y festivos) o personal de vigilancia suficiente.

6.2.1. INSTALACIONES DE PROTECCION CONTRA INCENDIOS

Detección automática

Se tendrá en cuenta si existe detección automática en la totalidad del edificio. Las áreas cubiertas por instalaciones de rociadores automáticos también se consideran cubiertas por esta medida de protección.

Concepto

Puntuación

Sin vigilancia humana

Con vigilancia humana

Sin conexión a CRA

Con conexión a CRA

Sin conexión a CRA

Con conexión a CRA

Detección automática

0

2

3

4

 

La vigilancia humana supone control permanente por vigilantes cualificados de todas las zonas, sea mediante presencia física, sea mediante sistemas electrónicos de vigilancia, fuera de las horas de actividad (se entiende que en estos periodos existe presencia de personas). En todo caso, supone capacidad de acceso inmediato a las zonas de incendio o de control de los sistemas de emergencia.

 

Si no hay vigilancia humana pero existe un enlace con Central Receptora de Alarmas, CRA (véanse las IT-I-08.14), se puede esperar una respuesta valorable como “de menor fiabilidad” que la de la vigilancia humana.

Rociadores automáticos 

Se tendrá en cuenta si existen instalaciones de rociadores automáticos en toda la superficie de los edificios y locales de la actividad.

 

Concepto

Puntuación

Sin vigilancia humana

Con vigilancia humana

Sin conexión a CRA

Con conexión a CRA

Sin conexión a CRA

Con conexión a CRA

Rociadores automáticos

5

6

7

8

Como en el caso anterior, se valora positivamente la existencia de un enlace con Central Receptora de Alarmas, CRA.

Extintores portátiles 

Se tendrá en cuenta si existen extintores portátiles que cubran toda la superficie de los edificios y locales de la actividad. Se observará que los agentes extintores son adecuados a las clases de fuego previsibles en las áreas protegidas y se encuentran señalizados. También se recomienda comprobar que existen aparatos de repuesto (aproximadamente, 1 por cada 20 aparatos instalados).

Como referencia general, los extintores portátiles deben estar situados de forma que no se recorran más de 15 m desde cualquier punto del edificio hasta el extintor más cercano. Para cubrir riesgos determinados esta distancia puede ser menor.

 

Concepto

Puntuación

Sin vigilancia humana

Con vigilancia humana

Extintores

portátiles

1

2

Bocas de Incendio Equipadas (BIE) 

Se tendrá en cuenta si existen BIE´s que cubran toda la superficie de los edificios y locales de la actividad. Se considera que una instalación de BIE (de 25 o 45 mm) protege un local si es posible dirigir el chorro de agua a cualquier punto del mismo; para ello, se comprobará que el abastecimiento de agua suministre la presión y caudal necesarios a todas las BIE, y estas poseen todos sus elementos (básicamente: válvula, manguera y lanza).

Como referencia general, las BIE cubrirán el área correspondiente a la longitud de la manguera más 5 m de alcance del chorro.

 

Concepto

Puntuación

Sin vigilancia humana

Con vigilancia humana

Bocas de Incendio Equipadas

2

4

Hidrantes exteriores 

Se tendrá en cuenta si existen hidrantes en el exterior del perímetro de los edificios que permitan cubrir cualquier punto de los cerramientos y cubiertas. Al igual que en el caso de las BIE, se considera que una instalación de hidrantes exteriores protege un edificio si se comprueba que el abastecimiento de agua suministra la presión y caudal necesarios a todos los hidrantes. Los elementos y accesorios de los hidrantes se hallarán en casetas o armarios dispuestos a tal fin (básicamente consisten en llave de maniobra, racores y bifurcaciones de conexión, mangueras y lanzas) y situados fuera del edificio protegido por los hidrantes correspondientes.

Como referencia general, la distancia entre hidrantes será como máximo igual a la longitud de las mangueras (pueden acoplarse hasta 3 tramos de 20 m) más 20 m de alcance del chorro.

Concepto

Puntuación

Con vigilancia humana

Sin vigilancia humana

Hidrantes exteriores

4

2

 

6.2.2. ORGANIZACIÓN DE LA SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS

 Equipos de intervención en incendios 

Se valora en este apartado la existencia de equipos de primera y segunda intervención –EPI y ESI (brigadas), respectivamente-. Para que ello se considere, deben cumplirse las siguientes condiciones:

1)      El personal que integre estos equipos deberá recibir formación teórico-práctica periódicamente y estar nominalmente designado como integrante de dicho grupo

2)      Deberán existir en todos los turnos y secciones/departamentos de la empresa

3)      Existe material de extinción de incendios y está adecuadamente diseñado y mantenido.

Como referencia general, el número de miembros será:

EPI: 1 miembro por cada 250 m² o de 5 a 8 miembros por cada 100 empleados

ESI: 1 miembro por cada 1.000 m² o 3 miembros por cada 100 empleados

Concepto

Puntuación

Equipos de Primera Intervención (EPI)

2

Equipos de Segunda Intervención (ESI)

4

 

No se considera en este caso mayor puntuación por existir vigilancia humana.

Planes de autoprotección y de emergencia interior 

Se valorará si existe y está implantado el plan de autoprotección o de emergencia interior de la actividad de que se trate.

Como referencia general, los requisitos de un plan de autoprotección están contenidos en la “Norma Básica de Autoprotección” del  Ministerio del Interior.

Concepto

Puntuación

Sin vigilancia humana

Con vigilancia humana

Planes de emergencia

2

4

 

Bibliografía

 

Instrucciones Técnicas de Seguridad Integral. Fundación MAPFRE Estudios. Instituto de Seguridad Integral. Editorial MAPFRE.

 

Diccionario MAPFRE de Seguridad Integral. Fundación MAPFRE Estudios. Instituto de Seguridad Integral. Editorial MAPFRE, 1993.

 

Manual de Seguridad contra Incendios. Fundación MAPFRE Estudios. Instituto de Seguridad Integral. Editorial MAPFRE, 1997.

 

Manual de Protección contra Incendios. NFPA. 17ª Edición. Ed. MAPFRE.

 8. Formulario de toma de datos.

Picha aquí para acceder al formulario.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

9 Responses to Riesgo de incendio, MESERI.

  1. Fernando Bolivar Pachacama Mayorga mayo 13, 2014 at 6:35 PM #

    Buen día Daniel,

    En base a tu experiencia, me gustaria realizar unas consultas, ya que es algo real. Al aplicar el metodo MESERI, que puntuación deberia colocar en el caso de NO tener ROCIADORES AUTOMATICOS, NO TENER BOCAS DE INCENDIO y NO tener HIDRANTES EXTERIORES CERCANOS. Deberia colocar la menor puntuacion o una puntuacion de CERO.

    Gracias por tu atención a mis consultas.

    Fernando

    • Daniel Cortés Blasco
      Daniel Cortés Blasco mayo 19, 2014 at 5:31 PM #

      Hola Fernando,

      En primer lugar pedirte disculpas por no haberte contestado antes pero he estado un poco atareado y me ha sido imposible.

      Respecto a tu consulta hace referencia al apartado 6.2 de este artículo.

      La puntuación se otorga si existe el factor correspondiente, su diseño es adecuado y está garantizado su funcionamiento, en este caso hay que seguir la puntuación correpondiente que se muestra en las tablas. Por lo tanto si la instalación no existe, pero estamos teniendo esta instalación en nuestro análisis ,la puntuación que le corresponde es cero que es lo mismo que no otorgarle puntuación. El formulario para toma de datos que os mostré a modo de ejemplo en otro artículo anterior no dejaba la opción de seleccionar el valor cero en la evaluación de los factores de protección contra incendios, lo que puede inducir a confusión a la hora de aplicar el método, esta errata ya está resuelta pudiendo seleccionar este valor.

      Recordarte que esta tabla se puede ampliar según la evaluación de riesgo que queramos realizar, por ejemplo se puede modifica el apartado de instalaciones de protección para tener en cuenta instalaciones de co2 en el lugar, pero habría que tener en cuenta que se tiene que adaptar la fórmula del cálculo del riesgo final.

      Si tienes cualquier otra duda no dudes en consultármela.

      Un saludo.

      • Patricio Rodríguez octubre 30, 2015 at 6:20 PM #

        Buenas Días Daniel te saludo desde Ecuador
        Primero que nada muchas Gracias por disponer de tan importante información en la web. Segundo por favor ,si me ayudas, estoy realizando una evaluación de un infraestructura universitaria en la que existen ,aulas de clases, oficinas, biblioteca, salas de reuniones,auditorio, etc. La pregunta es hago una sola evaluación o lo hago por cada uno de las áreas mencionadas.
        Saludos
        Patricio

  2. Warren jiménez Trejos noviembre 5, 2014 at 5:58 PM #

    Buen día Daniel, le escribo desde Costa Rica. nosotros utilizamos mucho este método, sin embargo ocupamos saber en caso de incluir alguna variable más cómo modificar la fórmula y qué valores debo considerar. Por ejemplo, si quiero valorar: Extintores, bocas de incendio, Columnas de hidrantes, Detección automática, Rociadores, Extinción por agentes gaseosos y Brigadas, sé que cada uno tiene sus valores o rangos, pero si deseo incluir las variables de EPI, ESI y plan de autoprotección y emergencia, cómo hago para variar la fórmula de pasar de 5Y/22 a otra condición matemática.
    lo anterior se debe a que tenemos dos documentos MESERI, uno en Factores de protección contempla las centrales receptoras de alarmas y el otro no lo contempla, por ello mi consulta

    Saludos cordiales y a la espera de su respuesta a mi correo supra anotado.

    • Daniel Cortés Blasco
      Daniel Cortés Blasco noviembre 17, 2014 at 8:48 PM #

      Hola Warren,

      En relación a tu consulta y como ya sois varios los que me habéis preguntado la misma duda, voy a hacer un vídeo para explicar como adaptar el método a cada necesidad. Te recomiendo que te suscribas a mi canal de youtube para estar al tanto de cuando sale el vídeo.

      Un saludo y muchas gracias por tu comentario!!!

  3. Jose Luis Rodriguez junio 1, 2015 at 8:12 PM #

    Muy buenas tardes antes que nada quisiera felicitarle por el sistema meseri y estoy de acuerdo que es una herramienta muy buena para los calculos de riesgo y proteccion contra incendio aqui en Mexico esta misma tabla es utilizada por la N.O.M.002 de la secretaria del trabajo y me parecio muy loable tomar la tabla de calculo meseri para ratificar los resultados y esto da una garantia que el trabajo de la proteccion contra incendio es muy amplio. mi pergunta posiblemente este documento cuente con algun dispositivo de caracteres protegidos y ahunque existen herramientas para copiarlo o imprimirlo no es posible o si existe algun modo seria de mucha ayuda ya plasmado o guardado con la finalidad de enfatizar la informacion y tener opciones de demostraciones a mis alumnos bomberos.atentamente jose luis rodriguez bonola del departamento de bomberos del estado de Yucatan Mexico, gracias por la atencion y que este bien.

    • Daniel Cortés Blasco
      Daniel Cortés Blasco junio 11, 2015 at 8:52 AM #

      Hola José Luis,

      En primer lugar quería darte las gracias por tu comentario y valorar el trabajo del blog.

      En cuanto al formulario, este está preparado para que pueda usarse directamente en el blog. Si tienes algún problema no dudes en comunicármelo y veremos de solucionarlo.

      Un saludo!!!

  4. Pablo Barros agosto 12, 2015 at 8:40 PM #

    Estimado Daniel,

    Muchas gracias por el aporte de tu blog

  5. Daniel Cortés Blasco
    Daniel Cortés Blasco noviembre 14, 2015 at 7:53 PM #

    Hola Patricio,

    Ese tema depende un poco de ti, según como lo quieras reflejar en el informe final. Si la infraestructura consta de un solo edificio, yo te aconsejaría que realices un solo informe y si el edificio es muy grande lo puedes presentar por plantas.

    Un saludo.

Deja un comentario